top of page

Salvan médicos del Hospital General de Zona (HGZ) No. 2 del IMSS Nuevo León de muerte súbita a niño


• El corazón del menor se paralizó durante 10 minutos, tiempo en el que el personal médico le dio maniobras de reanimación avanzada.


• Los trabajadores del hospital mostraron alegría de recibirlo tiempo después, ya fuera de peligro.


Médicos del Hospital General de Zona (HGZ) No. 2 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Nuevo León actuaron de inmediato para salvar la vida de un menor de 7 años de una muerte súbita.





El menor fue llevado por su madre a un examen de orina como parte del tratamiento de una infección urinaria ya controlada, cuando, sin razón aparente, sufrió un desmayo repentino antes de subir las escaleras, en el acceso principal de la unidad médica, explicó la urgencióloga del HGZ No. 2, doctora Ivonne López López.


El hecho fue presenciado por un médico familiar, quien de inmediato activó el código emergencia para rápidamente trasladar al menor en una camilla a la sala de urgencias pediátricas, donde intervino para su atención el equipo de esta especialidad, entre ellos personal médico, de enfermería y el jefe de servicio, para brindar atención oportuna.


El menor había perdido la conciencia por un paro cardiorrespiratorio, ocasionado por una arritmia letal, descargas eléctricas anormales que alteran el ritmo de las contracciones sincronizadas del corazón, lo que ocasionó que este órgano dejara de funcionar.


Por 10 minutos el corazón del niño dejó de latir y los médicos actuaron, lo intubaron y le dieron maniobras de reanimación avanzada, mediante cinco ciclos en que las compresiones manuales hicieron posible la circulación sanguínea hasta que tuvieron éxito en la maniobra.


“Realmente fue un equipo grande que hizo que todo fuera a favor del niño; hubiera sido una muerte súbita de no haber intervenido a tiempo. Es decir, si esto le hubiera sucedido en la vía pública seguramente el desenlace hubiese sido otro”, comentó López López.

Una vez que salvaron su vida en el HGZ No. 2, el menor fue llevado a la Unidad Médica de Alta Especialidad (UMAE) Hospital de Cardiología No. 34 para la valoración especializada de la enfermedad.

El menor regresó al HGZ No. 2 sin secuelas, platicando y comiendo, lo que causó la alegría del personal médico.

“Nos dio muchísimo gusto volver a recibirlo y verlo completamente consciente y muy agradecido, hasta nos mandó una cartita”, expresó con alegría la directora del HGZ No. 2, doctora Adriana Miranda Guerrero.

“La intervención del personal en casos como éste es una muestra del sentido profesional y humano que hay en nuestra gente, nos sentimos muy orgullosos de su entrega y vocación de servicio”, complementó.

Por su parte, la madre del menor se mostró conmovida y agradecida ante la intervención de todo el personal y la empatía mostrada para su hijo.



7 visualizaciones0 comentarios

Comentarios


bottom of page