Advierten sobre los costos sociales de la industrialización



En los procesos de industrialización de las sociedades, hay que ver hasta qué grado se crean costos a nivel social, advirtió el investigador Stefan Berger, en su participación previa a la realización del IX Congreso Internacional sobre Patrimonio Industrial.



Tras su visita al Parque Fundidora, museo arqueológico industrial, Conarte entrevistó al académico de origen alemán, quien ofreció la charla Patrimonio industrial en la región del Ruhr de Alemania como espacio para la cultura y las artes, en la Escuela Adolfo Prieto.


“Mi preocupación sobre el proceso de industria tiene que ver con las formas en que se producen las memorias en el proceso de industria. Y en el que luego se utilizan posteriormente por diferentes grupos sociales en la sociedad para desarrollar políticas y representación con el fin de influir en sus desarrollos futuros en aquellos orígenes que están experimentando la industria”, explicó.


Así que su preocupación, agregó, es el vínculo entre el pasado industrial, los debates sobre cambios estructurales del presente y las visiones del futuro.


“Lo que no está tan presente en este momento son los costos sociales que se asociaron con la historia del progreso y la modernización. Entonces, ¿quién se benefició? ¿Quién no se ha beneficiado tanto?”, dijo Berger en entrevista.


En el museo de sitio de Fundidora, añadió, dijo encontrar la historia que tiende a ser bastante armonizada: Por ejemplo, hay testimonios sobre la empresa como una gran familia que provee de trabajadores. También se habla de conflicto.


“Pero el museo no va a profundizar en el conflicto, particularmente cuando llegamos a la desindustrialización de Monterrey. Así que me parece que es importante también en el propio emplazamiento contextualizar quizás los conflictos que formaron parte de la historia de la siderurgia y de la historia de Monterrey.


“Creo que la producción de memorias se está dando en diferentes niveles y aunque no soy un experto en la historia de Monterrey, visité Fundidora y miré el museo.


“El sitio en sí me parece que cuenta una historia de progreso y modernidad. La industria siderúrgica aquí en Monterrey hace una importante contribución a la modernidad de México y al progreso económico del país”, apuntó.


Para construir el futuro


En la construcción de las ciudades, advirtió Berger, la intención es producir una historia más polifacética, una historia que abarque diferentes grupos de interés, incluyendo también a los trabajadores, los sindicatos y sus historias sobre la memoria de la industrialización.


“De este modo, creo que podemos entrar también en una conversación sobre lo que podríamos querer tomar del pasado para construir el futuro de la ciudad. ¿Cómo pasamos de los caminos fuertemente industriales a un futuro que no incluya al menos ciertos aspectos de ese pasado industrial? Aunque, por supuesto, visitando ayer las partes industriales de Monterrey, se puede ver que sigue siendo una ciudad muy industrial. Tiene una gran industria, todavía tiene acerías, tiene una industria del cemento, tiene una industria del vidrio. Así que hay muchas industrias todavía en Monterrey. Y también creo que el recuerdo del pasado industrial también plantea cuestiones sobre cómo queremos organizar esa industria en el futuro en particular, quizás también, que es una preocupación particular mía. ¿Cómo podemos llegar a una organización que proporcione al menos un mínimo de justicia social y añada a la democracia política una dimensión de democracia social en el sentido de dar a los trabajadores y a los representantes de los trabajadores más voz en la forma en que se dirigen las industrias y en la que se organiza la economía?”, reflexionó.


¿Cómo hallar el equilibrio entre todos los actores involucrados?


“Creo que si observamos las diferentes ciudades que han experimentado la industrialización, siempre vemos una variedad de actores diferentes: partidos políticos, el gobierno, la administración, los empresarios, los industriales, los sindicatos.


“A menudo vemos una variedad de diferentes movimientos sociales urbanos que se dedican a mejorar la situación en los suburbios completamente en sus áreas de la ciudad donde están viviendo, y todos ellos se dedican a producir recuerdos de un pasado industrial con el fin de diseñar estrategias políticas en el presente. Y creo que en una especie de foro democrático, tenemos que reunir esas diferentes historias para discutir cual es el mejor camino para la ciudad.


“¿Cómo podemos organizar el espacio y la ciudad de una manera que sea democrática y socialmente justa y, por supuesto, cada vez más importante, que sea ambientalmente sostenible?”, apuntó.


Berger actualmente trabaja en Alemania, dirigiendo un instituto de movimientos sociales que trabajan mucho en cuestiones de industrialización y desindustrialización de las regiones de industria pesada.


“Y lo hacemos en un marco global comparativo. Pero, por supuesto, estamos muy arraigados en la historia de nuestra propia región. La región rural de Alemania que solía ser la región más importante de Alemania asociada al carbón y al acero, fue el motor de la industrialización alemana en el siglo 19 y nuevamente el motor del desarrollo industrial en el siglo 20, hasta que la industria del carbón y la industria del acero entraron en crisis en las décadas de 1960 y 1970.


“Así que fue interesante para mí ver aquí la historia de Monterrey como una ciudad que también es vista como el motor de la industrialización mexicana y el desarrollo industrial porque es una historia muy paralela a la historia de lo rural. Y creo que al comparar esos desarrollos podemos aprender mucho porque no sólo vemos un lugar sino que al mirar también otros lugares podemos ver que algunas de nuestras suposiciones sobre nuestro propio lugar pueden tener que ser relativas a la luz de la experiencia de otros lugares.


“Así que en ese sentido diré que sí, que soy un experto en la región rural en Alemania y en la industrialización en Alemania. He vivido en Gran Bretaña durante 25 años, por lo que también soy un gran experto en la experiencia británica con la desindustrialización y, por supuesto, conozco la mayoría de los desarrollos europeos en otras regiones de Europa, como Montpellier en Francia, Asturias en España. Pero también estoy interesado en ver lugares fuera, por lo que me interesa desarrollarme en Monterrey”, explicó.


Sobre el IX Congreso Internacional sobre Patrimonio Industrial, Berger comentó que lo que en esta actividad se trata es de suma importancia.


“Porque considero mucho los efectos de las confrontaciones para reunir diferentes aspectos de la historia de la desindustrialización. La historia social de la desindustrialización, la historia de la cultura, buscando diferentes experiencias. En la desindustrialización mira más a la memoria de la industrialización. Por lo tanto, el Congreso reúne diferentes aspectos de la industrialización que creo que son realmente esenciales y se convierten en una investigación internacional. Pero también es un tipo de conexión lingüística muy difícil, porque yo vengo de un país anglosajón y cuando asistí al Congreso en 2019 en Guatemala fue muy interesante conocer a los colegas latinoamericanos, cuando también conocí a Camilo Contreras Delgado, pero por supuesto hablar diferentes lenguajes significa que no interactuamos lo suficiente. Así que tenemos que pensar o imaginar diferentes maneras de superar las barreras lingüísticas si queremos pasar a los prospectos más globales”, mencionó.

#CONARTE




10 visualizaciones0 comentarios